VOTOS DEL AÑO NUEVO DE PLUM VILLAGE


Queridos ancestros genéticos y espirituales:

Inspirando, somos conscientes de vuestra presencia en nosotros(as). Jamás nos habéis abandonado y os llevaremos con nosotros(as) en el futuro. Sabemos que en el pasado, hemos cometido muchos errores. Hemos dejado que los sentimientos de separación, de odio, de soledad, de sufrimiento y de desesperación invadan nuestras vidas. Hemos puesto el individualismo en primer lugar autorizándole a causar muchos males y a ponernos en dificultades. Hemos aprendido también que la fama, la fortuna, el poder y el placer sensual no pueden aportarnos verdadera felicidad. Hemos comprendido que nuestra vida solo tiene sentido en el amor y la compasión. Aprendiendo a vivir como sangha, como comunidad, ofrecemos a nuestros hijos y nietos una oportunidad de conocer un futuro sano y positivo.

Mientras nos reunimos entre hermanos y hermanas, somos conscientes de vuestra presencia en nosotros(as) y a nuestro alrededor.  Ante todos nuestros ancestros espirituales y consanguíneos, ante nuestros hermanos y hermanas de la familia humana y ante todos nuestros hijos y sus hijos que están ya presentes en nosotros(as) mismos(as), queremos hacer el voto en este nuevo año [año]  de aprender a vivir en paz y en armonía en el seno de nuestra familia y de nuestra comunidad, como las abejas de una misma colmena o las células de un mismo cuerpo. Hacemos la promesa de mantener nuestro corazón abierto, de ser capaces de comunicarnos con los miembros de nuestra familia y de nuestra comunidad. Prometemos escuchar siempre profundamente y utilizar un lenguaje pacífico y amoroso. Aprenderemos también a escucharos, a  comprender a la vez vuestros sufrimientos y esperanzas. Escucharemos a nuestros hermanos, a nuestras hermanas y a nuestros amigos para vivir en paz con ellos. Prometemos aprender a ver la felicidad y el bienestar de la comunidad como nuestra propia felicidad y bienestar.

Sabemos que este es el único medio de asegurar a nosotros(as) mismos(as) y a nuestros hijos un futuro posible para la tierra y todas las especies. En este momento solemne del Año Nuevo, prometemos a nuestros descendientes, aprender a respirar en plena consciencia, utilizar los ojos y las orejas de la sangha, vivir sencillamente y amar sin discriminación. Por favor, ayudadnos y proteged a nuestros hijos. Prometemos practicar  por vosotros y por las generaciones futuras de forma que la dicha, la paz y la armonía sean posibles en la tierra. Aceptad, por favor, nuestras ofrendas de incienso, flores, frutas, té, nuestro amor y nuestra fidelidad

.

.